Cuetu Treciá

Cuetu Treciá

Vista general del Cuetu Treciá, (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2013)

Localización

Suarias, parroquia de Panes, Valle Baxu de Peñamellera.

Referencias y Catalogación

Identificado como recinto fortificado por Eduardo Pérez-Fernández, siendo entregada el 18 de febrero de 2016 su correspondiente ficha en la Consejería de Educación, Ciencias y Deportes del Principáu d’Asturies para su inclusión en el inventario arqueológico del concejo de Valle Baxu de Peñamellera.

Régimen de Protección Legal

Pendiente de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias (IPCA) y en el Catálogo Urbanístico del concejo. 

Descripción

Desde un punto de vista morfológico, se trata de una elevación de forma alargada que discurre de E a W, compuesta por dos cerros calizos unidos por una pequeña collada. El asentamiento se dispone alrededor del cerro más oriental, que presenta una forma cónica y se encuentra a una cota superior, unos 425.20 metros.

El recinto presenta una planta de tendencia ovalada de unos 80 metros el eje mayor E-W y en torno a los 60 en menor, N-S . El espacio intramuros se aproxima a los 2880 metros cuadrados, mayoritariamente bien habilitado para el hábitat y articulado en una suave ladera térrea orientada hacia occidente libre de lapiaz.

El Cuetu Treciá desde el SW, donde se aprecian la talla del lapiaz y los restos de la muralla que lo rodeaba por este sector (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2013)

El recinto presenta una planta de tendencia ovalada de unos 80 metros el eje mayor E-W y en torno a los 60 en menor, N-S . El espacio intramuros se aproxima a los 2880 metros cuadrados, mayoritariamente bien habilitado para el hábitat y articulado en una suave ladera térrea orientada hacia occidente libre de lapiaz.

Derrumbes de la muralla del Cuetu Treciá (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2013)

Sus defensas consisten en una línea de muralla en torno a la base del cerro que describe una trayectoria en forma de arco cerrado a lo largo de unos 145 metros de longitud. Sus restos se pueden observar actualmente en forma de canchales de derrumbe formados por grandes y medianos bloques calcáreos. Dicha estructura fue levantada con grandes mampuestos calizos, extraídos del mismo cerro y aparejados sin ningún tipo de argamasa de unión. Su ancho es difícil de mensurar en algunos puntos por el propio derrumbe que la cubre, pero en otros, sobre todo en la ladera meridional y la occidental, se puede estimar una potencia en torno a los 2,50 metros de ancho.

En el flanco NW del yacimiento, el más accesible y donde una pequeña collada une el cerro con el más occidental, se concentra la mayor cantidad de derrumbes que delatan la existencia de un posible bastión o un ensanchamiento de la muralla, que pudo rondar los 3 metros. De todas formas, la buena conservación de la estructura defensiva en este sector, que mantiene aún lienzos de algo más de un metro de alzado visible, se debe a la reutilización hasta épocas recientes como cerco para el ganado.

Periodización

En la sima de La Cerrosa, muy cercana al recinto fortificado se documentó un importante lote de material metálico, cerámico y restos óseos humanos  que han mostrado dos momentos de uso, uno en la Primera Edad del Hierro y otro en la Segunda Edad del Hierro y las Guerras Cántabras, sin descartarse otro posterior. (Serna y Fanjul, 2018:18-22; De Luis, Serna y Fanjul, 2021:141-165).

A este momento pertenecen dos cráneos de sujetos jóvenes, probablemente femeninos, que ha sido datados entre los siglos VII-V a.C y que podrían estar vinculados a otros restos de fauna, (ovicápridos fechados en los siglos IX-V), un punzón de hueso y cerámicas elaboradas a mano. Todos estos hallazgos se han contextualizado en el mismo horizonte crono-cultural que los restos humanos depositados en cuevas como las de Fuentenegroso u Ojo Guareña y en castros como Chao de Sanmartín y Campa Torres en Asturias. (De Luis, Serna y Fanjul, 2021:141-165). 

El segundo momento parece relacionarse con la Segunda Edad del Hierro y el contexto de Guerras Cánta­bro-astures. Así lo indican los restos de un individuo adulto de sexo indeterminado al que pertenecería una panoplia compuesta por cuatro puntas de lanza (desde el siglo V a.C. hasta la romanización), una vaina de puñal (entre siglos III-I a.C), una fíbula en omega, una navaja, un cuchillo y cuatro placas caladas, a las que habría que sumar varios restos cerámicos y faunísticos. Todo ellos se ha relacionado tanto con el uso ritual de la sima en un contexto de conflicto armado, como un ritual funerario o con el asesinato de un enemigo y su posterior ocultación.(De Luis, Serna y Fanjul, 2021:141-165)

Seis fragmentos cerámicos elaborados a mano, cocción reductora y desgrasantes toscos, que pueden pertenecer a la Edad del Hierro, aunque se conocen piezas similares que se siguen produciendo hasta época visigoda.(De Luis, Serna y Fanjul, 2021:141-165).

Dos camas de freno de caballo, que aunque han sido consideradas de período romano (siglos IV al VI d.C, con ejemplares más antiguos en el II d.C) los autores de la intervención arqueológica consideran que bien podrían retrasarse al siglo I a.C sin descartar que sean parte de un depósito posterior de momentos más tardíos. (De Luis, Serna y Fanjul, 2021:141-165).

Estado de conservación

En un momento posterior al derrumbe de la muralla  y sobre ésta se levantó otra estructura en el sector N. Se trata de un muro construído a hueso de
una anchura aproximada de 1,50 m y del que se corservan alzados de hasta 1 m. Los
bloques de caliza también debieron reutilizarse con fines agropecuarios en los cierres que se encuentran ladera abajo, en la zona llamada Solamuria.

 

Imagen aérea del Cuetu Treciá el 21/05/1957. Modelo Digital de Terreno a partir de datos LIDAR (PNOA 2012) e imagen 1956-1957 Vuelo Americano Serie B (Diseño: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

Leyendas y tradiciones

Se desconocen

Bibliografía

DE LUIS MARIÑO, S. SERNA GANCEDO, A. y FANJUL PERAZA, A. (2021): La panoplia de finales de la IIª Edad del Hierro de la sima de La Cerrosa-Lagaña (Suarías, Peñamellera Baja, Asturias). ¿Un conjunto asociado a las Guerras Cántabras?”. Complutum 32(1) pp: 141-165

SERNA GANCEDO, A. y FANJUL PERAZA, A. (2018): “La Cerrosa (Suarías, Peñamellera Baja). Una sima de la Edad del Hierro”. Asturies, 38: 18-22.

 

Share This