Cuetu Treciá

Vista general del Cuetu Treciá, (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2013)

Localización

Suarias, parroquia de Panes, Valle Baxu de Peñamellera

Referencias y Catalogación

Identificado como recinto fortificado por Eduardo Pérez-Fernández, siendo entregada el 18 de febrero de 2016 su correspondiente ficha en la Consejería de Educación, Ciencias y Deportes del Principáu d’Asturies para su inclusión en el inventario arqueológico del concejo de Valle Baxu de Peñamellera.

Régimen de Protección Legal

Pendiente de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias (IPCA) y en el Catálogo Urbanístico del concejo. 

Descripción

Desde un punto de vista morfológico, se trata de una elevación de forma alargada que discurre de E a W, compuesta por dos cerros calizos unidos por una pequeña collada. El asentamiento se dispone alrededor del cerro más oriental, que presenta una forma cónica y se encuentra a una cota superior, unos 425.20 metros.

El Cuetu Treciá desde el SW, donde se aprecian la talla del lapiaz y los restos de la muralla que lo rodeaba por este sector (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2013)

El recinto presenta una planta de tendencia ovalada de unos 80 metros el eje mayor E-W y en torno a los 60 en menor, N-S . El espacio intramuros se aproxima a los 2880 metros cuadrados, mayoritariamente bien habilitado para el hábitat y articulado en una suave ladera térrea orientada hacia occidente libre de lapiaz.

Derrumbes de la muralla del Cuetu Treciá (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2013)

Sus defensas consisten en una línea de muralla en torno a la base del cerro que describe una trayectoria en forma de arco cerrado a lo largo de unos 145 metros de longitud. Sus restos se pueden observar actualmente en forma de canchales de derrumbe formados por grandes y medianos bloques calcáreos. Dicha estructura fue levantada con grandes mampuestos calizos, extraídos del mismo cerro y aparejados sin ningún tipo de argamasa de unión. Su ancho es difícil de mensurar en algunos puntos por el propio derrumbe que la cubre, pero en otros, sobre todo en la ladera meridional y la occidental, se puede estimar una potencia en torno a los 2,50 metros de ancho.

En el flanco NW del yacimiento, el más accesible y donde una pequeña collada une el cerro con el más occidental, se concentra la mayor cantidad de derrumbes que delatan la existencia de un posible bastión o un ensanchamiento de la muralla, que pudo rondar los 3 metros. De todas formas, la buena conservación de la estructura defensiva en este sector, que mantiene aún lienzos de algo más de un metro de alzado visible, se debe a la reutilización hasta épocas recientes como cerco para el ganado.

Periodización

En la sima de La Cerrosa, muy cercana al recinto fortificado se documentó un importante lote de material metálico, cerámico y restos óseos humanos encuadrables en la Segunda Edad del Hierro (Serna y Fanjul, 2018:18-22). 

  • «Placa de cinturón de bronce con decoración calada vegetal, cuyos paralelos más próximos los encontramos en castros de la IIª Edad del Hierro del antiguo territorio de los cántabros como Monte Bernorio (Villarén de Valdivia, Palencia), La Loma (Santibáñez de la Peña, Palencia), o Las Rabas (Cervatos, Cantabria), pero que podemos encontrar también en ambientes celtibéricos como la propia necrópolis de Numancia.»(Serna y Fanjul, 2018:18-22).
  • «Punta de lanza de hierro de unos 25 cm de longitud, que conserva todavía parte de la madera del vástago dentro del tubo de enmangue de la pieza, y cuya cronología
    puede encajar perfectamente con la de la placa de cinturón encontrada anteriormente.»(Serna y Fanjul, 2018:18-22). 
  • «Restos de dos cráneos humanos, fracturados por la caída de algunos de esos bloques, y cuya cronología es desconocida. Hay que señalar una gran concentración de restos de fauna en el entorno inmediato de los cráneos. » (Serna y Fanjul, 2018:18-22).
  • «Un poco más arriba de los cráneos, y cerca de la placa de cinturón y la punta de lanza, aparecía entre el barro el extremo de un freno de caballo en bronce con forma de rueda de ocho radios, y 9 centímetros de diámetro, al que se le añade en la parte superior un hueco para el paso de una cinta de cuero.»(Serna y Fanjul, 2018:18-22).
Estado de conservación

En un momento posterior al derrumbe de la muralla  y sobre ésta se levantó otra estructura en el sector N. Se trata de un muro construído a hueso de
una anchura aproximada de 1,50 m y del que se corservan alzados de hasta 1 m. Los
bloques de caliza también debieron reutilizarse con fines agropecuarios en los cierres que se encuentran ladera abajo, en la zona llamada Solamuria.

Leyendas y tradiciones

Se desconocen

Bibliografía

SERNA GANCEDO, A. y FANJUL PERAZA, A. (2018): “La Cerrosa (Suarías, Peñamellera Baja). Una sima de la Edad del Hierro”. Asturies, 38: 18-22.

 

Share This