Os Castros de Samartín de Val.ledor

Localización

Lugar y parroquia de Samartín de Val.ledor, Ayande

Denominación

Os Castros

Historiografía

Reconocido el 25 de Julio de 1962 por José Manuel González y Fernández Valles, siendo añadido a su catálogo de castros de 1966. Incluido en la Carta Arqueológica del concejo de Ayande elaborada en 1990 por Jorge Camino Mayor y Yolanda Viniegra Pacheco con el número de ficha 34. Descrito por Fanjul (2004, 2014) y Menéndez, (2019).

Régimen de Protección Legal

Incluido en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias (IPCA) del 23 de diciembre del 2013 y en el Catálogo Urbanístico del concejo de Ayande.

Descripción Arqueológica

Se ubica en un contrafuerte a 484 metros de altitud en la ladera oriental del cordal de Berducedo, sobre el pueblo de San Martín de Valledor. De forma alargada, sus ladera oriental y occidental son las que presentan mayor verticalidad, la primera sobre el fondo del valle y la segunda sobre una torrentera. Hacia el sur desciende la pendiente hacia el valle, quedando como frente más accesible el NE, un estrecho espacio que enlaza el contrafuerte con el eje del cordal.

Según Camino y Viniegra (1990) es un recinto de planta aproximadamente oval, ligeramente basculado al Oeste de unos 67 x 34 metros. Su sistema defensivo está conformado por varios fosos tallados en los frentes más cortos, los que coinciden con el eje del cordal, y una muralla que delimita el recinto. En el sector septentrional se alinean tres fosos sucesivos excavados en la pizarra que cortan perpendicularmente el tránsito. El externo tiene un ancho de 8 metros y una profundidad de 4 metros, seguido de un parapeto pizarroso de 2 metros de anchura y el segundo foso, que presenta unas dimensiones similares al primer foso, unos 8 metros de ancho y 3,20 metros de profundidad. Un afloramiento de planta circular con 4 m de anchura en su parte alta y situado frente al ángulo más saliente del recinto es el elemento definidor del tercer foso que converge con el segundo. Las dimensiones del tercer foso son de 10,5 metros de ancho, alcanzando los 4 metros de profundidad. Por el frente meridional se documentó un foso de similares características a los descritos en el septentrional, con un ancho de 10,5 metros y una profundidad de 4 metros. Una muralla delimita la totalidad del recinto, presentando un ancho mayor en los lados N y S, posibles huellas de dos grandes bastiones o torreones. En el sector oriental se puede apreciar aún el lienzo de la muralla, con un ancho de 2,40 metros, así como su composición, levantada con lajas de pizarra tabular. Una plataforma de 6 metros de anchura se ciñe a ésta por su sector occidental. También se documentó una zanja de unos 400 m de longitud proveniente de la ladera arriba del Arroyo de los Castros interpretada como un posible antiguo canal que aportaría energía hidráulica para el tallado de los fosos, y 100 metros al Norte del recinto fortificado, en la misma cresta del cordal, un pequeño “montículo circular de centro rehundido formado por acumulación de piedras” de unos 4 x 3 metros interpretado como los posibles restos de una torre que permitiria un mayor dominio visual del entorno (Camino y Viniegra, 1990)

Fanjul (2014) describe el enclave como un castro de planta alargada de unos 70 x 35 metros con un sistema defensivo conformado por un conjunto de canales mineros, los restos de una muralla o bastiones en sus dos cabeceras, así como tres líneas de foso con dos contrafosos centrales. Las dimensiones del foso externo sería de 3 metros de ancho por 4 metros de profundidad, siendo menores los dos fosos centrales; el foso interno sería el mayor, con unas medidas de 4 metros de anchura por otros 4 metros de profundidad (Fanjul, 2014).

Según Menéndez, (2019) es un recinto de planta ovalada con los frentes meridional y septentrional defendidos por un conjunto de fosos. En el frente meridional se refiere la existencia de un sólo foso, tallado en la peña, de 10 metros de ancho, una profundida de 4 metros y una longitud de 50 metros. En el sector septentrional, que controla la unión de la elevación con el resto de la sierra, se reconoce un sistema de fosos más complejo, con un foso interior de 10 metros de ancho, una profundida de 4 metros, y más de 50 metros de longitud. A éste se unen otros fosos menores con un trazado con forma de cuña hacia el N, dejando tres contrafosos intermedio. Este autor descarta la refererencia de Santos (2012) a la existencia de un foso que circunvalaría todo el recinto y el canal minero que supuestamente habría servido para excavar los fosos (Camino y Viniegra, 1990).

La muralla, visible su cara externa en algunos tramos, fue construida con bloques de pizarra, con puntos de derrumbes en el N y S, que indican sectores más reforzados. Un remate de la  muralla en el frente noroccidental, podría ser una evidencia de la compartimentación con módulos. En el espacio intramuros solamente se localizan los restos de una construcción parcialmente desmontada por un hoyo artificial para la busca de tesoros o material constructivo. Se compone de un muro recto construido con bloques de pizarra bien trabajados y trabados con barro (Ménendez, 2019)  

Periodización

En base a su morfología, y a falta de intervenciones arqueológicas o el hallazgo de materiales que permitan su contextualización, se ha propuesto su ocupación en una Edad del Hierro indeterminada, sin descartar su perduración durante los primeros siglos de dominación romana (Menéndez, 2019).

Estado de conservación

Estado de conservación malo, con desplomes de las paredes de los fosos y derrumbes generalizados. En el frente SW, un corte tallado en la roca por delante del foso oriental, delata una actividad extractiva reciente. Una excavación clandestina hacia el centro del recinto sacó a la luz restos de un muro construido con hiladas de pizarra tabular.

Leyendas y tradiciones

Se desconocen

Bibliografía

CAMINO MAYOR, J. y VINIEGRA PACHECO, Y. (1990): Carta Arqueológica de Allande. Consejería de Cultura del Principado de Asturias. Ficha 34, no publicada.
FANJUL PERAZA, A.(2014) Los Astures y el Poblamiento Castreño en Asturias. Tesis Doctoral. Universidad Autónoma de Madrid.Pp:275
GONZÁLEZ Y FERNÁNDEZ-VALLES, J. M. (1976), Miscelánea Histórica Asturiana. Oviedo. pp.106
GONZÁLEZ Y FERNÁNDEZ-VALLES, J. M. (1978), Asturias protohistórica, Historia de Asturias, 2, Ed. Ayalga, Salinas.
MENÉNDEZ BLANCO, A. (2019), Estudios diacrónicos del paisaje y del poblamiento en el noroeste ibérico: el territorio de Ayande (siglos I-XIII). Tesis Doctoral. Universidad de Oviedo.Pp:106-110

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This