Pica El Castru de Villar

Pica El Castru de Villar

Vista general de la Pica El Castru de Villar (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

Localización

Villar, parroquía de Murias, Candamu

Catalogación

Fue descubierto en octubre de 1958 por Joaquín Manzanares, quien avisó de su exitencia a José Manuel González y Fernández Valles, que tras reconocerlo un mes más tarde lo añadirá a su catálogo de castros de 1966. Incluido en la Carta Arqueológica del concejo de Candamu elaborada en 1994 por Fructuoso Díaz García y Leonardo Martínez Faedo.

Régimen de Protección Legal

Incluido en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias (IPCA) del 23 de diciembre 2013 con la etiqueta YAX-27-CUL y en el Catálogo Urbanístico de Candamo, número 27, SNU9.

Descripción

Al NW del pueblo de Murias, en el extremo de un contrafuerte calizo a 306 metros de altitud que, desde la sierra del Pedroso, se adentra en el valle del rio Dele. 

2021: Pérez-Fernández, E. y González Montes, B.

Recinto de planta ovalada de unos 90 metros de ancho, en su eje NW-SE y en torno a unos 100 metros el eje SW-NE ubicado en un espolón calizo. Dentro del mismo se disponen distintos espacios o plataformas difíciles de precisar que pueden ser parte del conjunto o reaprovechamientos agrícolas posteriores. En el frente NE se reconocen las huellas de hasta tres potentes bancales que discurren escalonados de NW a SE y que parecen marcar el límite del recinto por este sector.

Fotomontaje realizado con fotografía aérea y datos LIDAR obtenidos del CNIG donde se muestran los elementos defensivos de  La Pica El Castru desde el SE. (Montaje: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

El sistema de defensas aprovecha un afloramiento calcáreo que, a modo de bastión, corta el paso por la collada que une el contrafuerte con el resto de la sierra en la vertiente SE. A sus pies se talló en la caliza un foso de entre 8 y 10 metros de ancho que parece descender hacia el SW ladera abajo. Los derrumbes en la parte alta del crestón sugieren la existencia de un bastión de control, parcialmente desmantelado. 

Vista general de La Pica El Castru en las cercanías de Villar, Candamu (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

Las laderas meridional y occidental estaban defendidas, además de la propia pendiente, por una muralla que, marcando un trazado curvilíneo, rodeaba todo el sector desde el foso hasta los afloramientos calizos que delimitaban el recinto por el N. Sobre dicha estructura pétrea se asentaba una terraza o plataforma que, junto con otras en la vertiente NE y en la misma acrópolis del conjunto, eran los mejores espacios para el hábitat.   

  1994: Díaz García, F. y Martínez Faedo, L.

Recinto de planta ovalada de unos 130 metros en su eje mayor, E-W frenta a 110 metros de longitud en su eje menor, el N-S. Se trata de una explanada que asciende suavemente desde el S hacia el N hasta un peñascal calizo. En su interior se reconocieron «amontonamientos de piedras, posiblemente de antiguas construcciones.» Igualmente aún se pueden apreciar dos casamatas levantadas durante la Guerra Civil. 

Vista general de La Pica El Castru desde el NE (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

El frente occidental estaba defendido por un escarpe peñascoso y un foso tallado en la caliza de 30 metros de longitud, 6 metros de ancho y una altura de 8 metros. Por las vertiente septentrional y meridional se documentaron los restos de «una muralla de bloques de caliza y alguna arenisca de regulares dimensiones.» Fue construida a hueso, sin argamasa, con piedras labradas, y en algunos sectores se aprecian sus cimientos, dos «lienzos paralelos» que son «perfectamente visibles en el lado N, pero que conservan una mayor altura y volumen en el lado S. (Díaz García y Martínez Faedo, 1994:ficha 27).

Foso en sector SE (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

2004, 2014: Fanjul Peraza, A.

Castro de medianas dimensiones de unos 80 x 40 m. ubicado sobre un promontorio calizo en ladera de forma alargada que está defendido «en su vertiente Sur por una vaguada natural y un bastión defensivo de grandes proporciones en la cabecera de acceso. El resto de las vertientes disponen de una gran verticalidad, lo que proporciona una inmejorable defensa natural.»

La muralla descrita en el sector oriental por los autores del inventario arqueológico del concejo es interpretada como una «línea de mampostería» construida en tiempos recientes en tiempos recientes «con los derrumbes del bastión». El sector occidental del enclave donde «pareció concentrar restos de hábitat, está desecha por las fortificaciones contemporáneas. Otra de las zonas de hábitat es la pegada al bastión defensivo, repitiendo el mismo esquema que la mayoría de los castros (Fanjul Peraza 2004:151; Fanjul Peraza, 2014:229).

Vista general del foso y bastión en el frente SE de La Pica El Castru (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

Periodización
  Indeterminado

No se ha documentado ningún material que permita periodizar el enclave. 

Estado de Conservación

Además de algunas excavaciones clandestinas, según refieren los realizadores de la Carta Arqueológica. el yacimiento se ha visto afectado por diversas obras de fortificación durante la Guerra Civil, pudiendo contemplarse dos casamatas en el sector occidental del recinto (Díaz García y Martínez Faedo, 1994:ficha 27).

Según Fanjul, es «un yacimiento gravemente afectado durante la Guerra Civil, con restos de trincheras y fortificaciones.(Fanjul Peraza, 2004:151, 2014:229)

Una de las dos casamatas levantada durante la Guerra Civil en La Pica El Castru (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

Leyendas y Tradiciones

Díaz García y Martínez Faedo recopilaron diversas historias que refieren la existencia de un castillo de los moros en el lugar, además de la existencia de un túnel por el que descendían hasta la Cueva del Oso a beber al río. Igualmente se refiere la existencia de un tesoro enterrado al ser abandonado por los moros así como el hallazgo de «un puchero lleno de polvo de azogue»(Díaz García y Martínez Faedo, 1994:ficha 27). 

 

Pueblo de Villar, desde donde se accede a La Pica El Castru (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2021)

Bibliografía

DÍAZ GARCÍA, F. y MARTÍNEZ FAEDO, L. (1994) Carta Arqueológica de Candamo, Ficha 27. Consejería de Cultura del Principado de Asturias. No publicada.

DÍAZ GARCÍA, F. y MARTÍNEZ FAEDO, L. (1999). Carta arqueológica del concejo de Candamo. En: Excavaciones arqueológicas en Asturias 1995-98. 1ª edición. Oviedo: Servicio de Publicaciones del Principado de Asturias; p.307-310

FANJUL PERAZA, A.(2004) Los Castros de Asturias, una revisión territorial y funcional. Ayuntamiento de Teberga. pp. 150-151

FANJUL PERAZA, A. (2014) Los Astures y el Poblamiento Castreño en Asturias. Tesis Doctoral. Universidad Autónoma de Madrid. pp. 229

GONZÁLEZ Y FERNÁNDEZ-VALLES, J. M. (1976), Miscelánea Histórica Asturiana. Oviedo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This