Punta La Talá de Llanes

Punta La Talá de Llanes

La Punta la Talá, Llanes (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2015)

Localización

También conocido como Punta la Torre o Punta de Jarri, se localiza al W de Llanes, en la parroquia del mismo nombre.

Catalogación

Identificado como recinto fortificado por Hernán del Frade y Rubén Figaredo en 2002. Incluido en el inventario de castros elaborado por Alfonso Fanjul en 2004 y más recientemente en el Catálogo de castillos y fortificaciones medievales y modernas en Asturias (Proyecto CASTELLA) de 2011 realizado por Patricia Suárez Manjón y Avelino Gutiérrez González.

 

Régimen de Protección Legal

Reconocido en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias (IPCA) del 23 de diciembre 2013. Su situación en el Catálogo Urbanístico de Llanes de 2015 es confusa pues no aparece en el listado de Bienes Culturales del Concejo pero sí en el Plano de Información de PGOU de Llanes con la denominación IPCA-137. 

Descripción

Ubicación en un promontorio costero en forma de península recortada por acantilados en todas sus vertientes salvo en la meridional y SW desde el que se tiene un amplio control visual de la rasa.   

 

Planimetría con representación de las estructuras reconocidas a partir de datos LIDAR (PNOA 2012) (Diseño: Eduardo Pérez-Fernández © 2020)

Recinto de medianas dimensiones y planta triangular que presenta unas dimensiones de unos 100 x 100 metros. Su espacio interno es bastante plano y apto para el hábitat, alcanzándo una superficie  intramuros de 5.400 m².

En el extremo del cabo se aprecian los restos ruinosos de un pequeña construcción de planta circular que se corresponden con una atalaya o vigía de periodos más recientes, relacionada con el control de la navegación marina o incluso para el paso de las ballenas (Camino, 2007, pp.86)

Sus elementos defensivos se concentran el punto más accesible, el brazo de tierra que une la península con el continente en el sector S-SW y consisten es un foso muy colmatado entre dos taludes o parapetos muy erosionados que a modo de barrera cortan el acceso al recinto desde acantilado a acantilado a lo largo de unos 105 metros marcando un trazado ligeramente curvo.

 

Detalle del parepeto y el foso colmatado desde dentro del recinto. (Imagen: Eduardo Pérez-Fernández © 2007)

En algunos sectores del terraplén interno se aprecian una serie de amontonamientos que pueden ocultar los cimientos de una muralla pétrea, de la que observan restos en uno de los los acantilados (Camino, 2007. pp. 87)

 

Periodización

No es posible establecer las fases de ocupación sin más conocimientos que los superficiales y a falta de hallazgos materiales. Por su tipología se ha propuesto su enmarque cronológico en la Edad del Hierro sin descartar fases posteriores medievales (Camino, 2007, pp.44). Para otros autores los restos de la vigía así como la escasa potencia de las defensas apuntan a un fortificación medieval (Fanjul, 2004, pp. 103 y 2014, pp. 157)

Estado de conservación

Los elementos defensivos han sufrido la colmatación y erosión característica por el paso del tiempo. Estado de conservación regular. 

 

Leyendas y tradiciones

No se tiene constancia. 

Bibliografía

CAMINO MAYOR, J. VINIEGRA PACHECO, Y.(2002) Los castros de la fastera oriental d’Asturies. Asturies: Memoria encesa d’un país. Nº 14, pp.20-35

CAMINO MAYOR, J. (2007) Fuentenegroso, un enterramiento del I milenio A.C. en la Sierra de Cuera, Asturias. Consejería de Cultura, Comunicación Social y Turismo. Ediciones KRK.

DEL FRADE, H. Y FIGAREDO, R., (2002) Marinos, Puertos y Barcos en la Antigua Asturias, Librería Cervantes, Uviéu.

FANJUL PERAZA, A. (2004) Los Castros de Asturias, una revisión territorial y funcional. Ayuntamiento de Teverga.

FANJUL PERAZA, A. (2014) Los Astures y el Poblamiento Castreño en Asturias. Tesis Doctoral. Universidad Autónoma de Madrid.

Share This